miércoles, 22 de septiembre de 2010

MARK INGLIS, SIN PIERNAS, CONQUISTA EL EVEREST

A Mark Inglis siempre le agradó subir montañas. Se convirtió con el tiempo en guía y maestro de noveles alpinistas y de esta forma mantenía a su familia. Pero el año de 1982, intentando alcanzar la cima del Monte Cook, el monte más alto de Nueva Zelandia, él y su compañero fueron atrapados por una fuerte tormenta. Intentaron encontrar un refugio, pero Mark resbaló cayendo a una profunda grieta.
La drástica situación del clima hizo que todos los esfuerzos por rescatarlo en los siguientes días fueran totalmente inútiles. Llegar hasta donde Mark se encontraba implicaba demasiado riesgo. Pero la empresa parecía totalmente imposible mientras el mal tiempo continuara azotando la cumbre.

Mark totalmente malherido sabía que estaba a un paso de la muerte. Conforme fueron pasando los días, sus pies comenzaron a entumirse, y por más intentos que realizó, frotándolos frecuentemente con sus manos, éstos comenzaron a ennegrecerse, convirtiéndose en pedazos de carne congelada. Mark entendía muy bien lo que estaba pasando, pero no podía hacer absolutamente nada por remediar la situación.
Catorce días después del accidente, cuando la tempestad amainó y el clima se volvió benigno, Mark fue rescatado. Los médicos que lo examinaron en el hospital, se dieron cuenta que la situación de Mark era demasiado grave, y por ello aquél día, decidieron por unanimidad cortarle las piernas, un poco más arriba de ambas rodillas. Mark fue notificado de la decisión y la aceptó; tenía que aceptarla, no había otra salida, ya que de no hacerlo moriría a causa de la gangrena.
Definitivamente fue un golpe duro, y aquél día lloró; cosa rara en él, que siempre se había mostrado como un hombre inquebrantable. Y fue un hecho tan extraño, que después, reflexionando, no pudo recordar que hubiera llorado otra vez en su vida.
Quién se sintió quizás aún más abatida fue su esposa. Mark siempre había sido un hombre fuerte, atrevido, arriesgado e indomable. Y aquella seguridad que su esposo había mostrado siempre, le permitió escalar hasta la cumbre de muchas montañas, manifestando que no había nada que pudiera doblegarlo. Y ahora… ahí estaba tirado en una cama de hospital con las piernas amputadas.
Su vida jamás sería la misma. ¿Cómo podría un hombre como su esposo, todo un conquistador del mundo, aceptar sin derrumbarse aquél golpe bajo de la vida?
Pero a Mark ni su esposa lo conocía lo suficiente. Apenas sanaron las heridas y le pusieron sus prótesis, agarró su mochila y caminando con bastantes dificultades se fue rumbo a la montaña. Todos se dieron cuenta que a Mark le habían cortado las piernas, pero no le pudieron cercenar las alas.
Día con día, mostrando una entereza y coraje sin medida, Mark intentó subir las pendientes y los riscos, tal y como lo hacía antes del fatal accidente. Hubo necesidad de reaprender lo antes aprendido, y de dominar con aquellos pies de metal los caminos antes recorridos.
En el 2002 se sacó la espina colocando su bandera en la cumbre del Monte Cook, el mismo que diez años atrás había parecido vencerle. Y dos años después alcanzó la cumbre del Cho Oyu. Más nada de todo esto fue suficiente. El primero de abril del 2006, Mark Inglis, llegó al Tibet. Con toda la intención y el firme propósito de realizar la más grande hazaña de su vida. A nadie quería demostrarle nada. Ni pretendía anotar un record nunca antes logrado. Simplemente buscaba dar cumplimiento al más grande sueño que alimentaba su vida: “escalar el monte Everest”.
Cientos de alpinistas sin problemas físicos han fallado en el intento. Incluso muchos de ellos han muerto intentando escalar la cumbre más alta del planeta. Mark estaba totalmente conciente de todos esos riesgos; pero no había nada que pudiera detenerlo. Ni la angustia de su esposa, ni el pesimismo de ciertos amigos. Así que después de una semana de aclimatación; formando parte de un grupo de expertos alpinistas, emprendió el ascenso.
La escalada estuvo plagada de dificultades, aunque todo ello dentro de lo previsto. Mark Inglis se cansó demasiado, pero su ánimo se mantuvo siempre de pie obligándolo a seguir adelante. A los 6.400 metros de altitud se le dañó una de las prótesis diseñada en fibra de carbón. Le pidió a sus compañeros que siguieran adelante, que lo dejaran ahí a medias del camino. Para todos fue doloroso el ver que Mark quedara ahí por una falla de su prótesis, pero ellos no podían detenerse, y Mark muy bien que lo entendía, así que, después de desearle la mejor de las suertes continuaron su ascenso hacia la cumbre.
Pero Mark no pensó en ningún momento en regresar. Poco después, mientras sus compañeros descansaban en su siguiente refugio, hablando precisamente de la pena que les provocaba que Mark se hubiese quedado en el camino, de pronto lo vieron llegar arrastrándose hasta el refugio. La verdad es que jamás detuvo su camino. Se vino tras de ellos, a veces cojeando, a veces de rodillas e incluso arrastrándose, pero no hubo absolutamente nada que pudiera detenerle. Para todos aquellos alpinistas aquél momento quedaría en sus mentes como uno de los momentos memorables de sus vidas.
Para fortuna de Mark y alivio de todos, se logró solucionar temporalmente el problema de la prótesis y continuar con todos los del equipo el ascenso.
Después de 40 días de haber iniciado la peligrosa aventura, el 15 de mayo del 2006, Mark Inglis le llamó a su esposa para decirle: “Ann, estoy en la cumbre del Himalaya. Lo he logrado. Ahora iniciamos el descenso”. La recepción de la señal fue muy mala, pero su esposa entendió muy bien el mensaje.
En Nueva Zelanda la noticia fue todo un suceso. El primero que llegó a la cumbre del Monte Everest fue Edmund Hillary, también de Nueva Zelanda. Era el año de 1953. 53 años después, Mark Inglis, originario de este país, repitió la hazaña, siendo el primero en llegar a esta cumbre tan alta, teniendo amputados sus pies. Algo que no fue imposible sencillamente porque era un hombre con alas.